jordi bayona

Escrits per no deixar d'escriure

En Balears ja somos un millón (de personas i coches)

bayona | 26 Gener, 2006 17:55

Jordi Bayona

Si, ya somos un millón. Un millón de personas que viven censalmente en Balears. Y también un millón de coches, faltaría más. A principios de 2005 los censos daban una cifra de 980.472 habitantes, con lo cual no me cabe la menor duda que, un año después, ya hemos llegado a la cifra mítica. Los registros poblacionales pronto lo confirmarán a final de año pero hoy, para bien o para menos bien, ya hemos superado la cifra oficiosa del millón.

¿Se convocarán fastuosos actos para celebrar el acontecimiento? ¿Se preparará un ambicioso programa de festejos con recital de los Rolling incluido? ¿Tiraremos cohetes? Es muy probable que no y que la cosa no pase de la curiosidad numérica mencionada por los periódicos durante un par de días. Porque, paradójicamente, llegar a un millón de habitantes se percibe en Balears como un fracaso colectivo, algo que se ha hecho mal, una vergüenza social de la que sólo sacan provecho los mercaderes y los comisionistas que siempre multiplican sus cuentas por el número de habitantes.

Tampoco hay que dramatizar. La ola de relativismo que nos invade, tan denunciada por los purpurados españoles, puede con todo. Cuando Pujol tuvo seis millones de personas viviendo en Cataluña hinchó todo el pecho que pudo y lanzó urbi et orbe la campaña de “Som sis milions”. Cuenta la leyenda que se fue a China en uno de sus numerosos viajes oficiales por todo el planeta y a la primera autoridad pekinesa que se encontró le endosó la cantinela: “Sabe, nosotros los catalanes somos seis millones”. La respuesta del descendiente de Confucio le dejó perplejo: “Me alegro mucho ¿Y en qué hotel están alojados? Puro relativismo.

¿Es mucho ser un millón? Como diría el gallego, depende. En concreto, depende de donde. En una superficie como la balear, de 4.992 kilómetros cuadrados sale una densidad demográfica, en números redondos, de 200 habitantes por kilómetro cuadrados. Por poner una referencia, es más del doble de la media española, que está en 85 habitantes, cosa que no sorprende en absoluto porque desde hace tiempo sabemos que la media de coches en Balears es de mil por mil habitantes. Hablando en claro, uno por habitante, incluyendo a los niños que nacieron anoche. Aquí sí que se puede decir que los niños vienen al mundo con un coche bajo el brazo. En términos prácticos puede decirse que no hay conductores suficientes para todos los coches que tenemos. La media española y europea está en unos 450 coches por mil habitantes. También la doblamos. En parque móvil estamos a la altura de Hong Kong, lo cual no sé si ha de ser motivo de particular orgullo.

¿Y va la cosa a más o a menos? Al margen de las estadísticas oficiales, no parece que la tendencia decaiga ni que se haga nada para evitar esta hormona social del crecimiento que tan desarrollada tenemos últimamente en Balears. Basta con echar un vistazo. Jamás en Mallorca se vio tanta maquinaria en el campo, trabajando a destajo noche y día para destripar la tierra y tener calzada suficiente para poner todos los coches en fila, uno detrás de otro. Jamás en pueblos y ciudades se vieron tantas grúas construyendo casas de pisos a precios que, faltaría más, también doblan la media española.

De todos modos, doscientos habitantes por kilómetro cuadrado tampoco es tan dramático. Hechas las cuentas tocan a cinco mil metros por habitante. Bastante más que en Tokio. Creo que fue Jeroni Saiz como conseller de Obras Públicas de un Govern de Cañellas quien invitó a todos los periodistas a dar una vuelta en barco por toda la costa mallorquina. El objetivo no era otro que demostrar que, en contra de lo que decían las malas lenguas, no todo el litoral estaba construido sino que todavía quedaba mucha costa para edificar.

Pero el caso es que, aún poniendo la mejor voluntad del mundo, no parece que vayamos por buen camino. Si en los años 60 se inventó lo de la balearización, en la primera década del siglo estamos añadiendo una nueva aceptación, la de masificación. Conste que lo del millón no es más que una estafa censal. Mis amigos demógrafos me dicen que la media real ya está en torno al 1,4 millones y que en los meses punta se puede estar cerca de los dos millones.

En su obra “Porqué vivo en Mallorca” Robert Graves respondió a la propuesta de Gertrude Stein que efectivamente, “no había trampa, esto era el paraíso, excepto para aquellos que llevan consigo su propio infierno”. A este paso se podrán ahorrar llevarlo consigo. Lo encontrarán nada más llegar.

Blog de notes 9: És la Justícia un "cachondeo"?

bayona | 26 Gener, 2006 17:44

Jordi Bayona

Fa una vintena d’anys, un batle de Xerés, un tal Pacheco, va ser condemnat per dir que la Justícia era un “cachondeo”. Avui, així com han pres les coses, probablement ningú s’atreviria a condemnar-lo.

Un dels pitjors càncers socials que va provocar Aznar va ser trufar totes les institucions – ja siguin socials, econòmiques, judicials, polítiques i mitjans de comunicació – de personatges “segurs”. Així, la dreta pot perdre el poder polític, però mai el poder econòmic, el judicial, l’empresarial, el comunicacional, etc. I això és el que està passant.

El president del Consell General del Poder Judicial, que exhala PP per cadascun dels seus porus, va votar ahir una resolució en contra el text inicial de l’Estatut de Catalunya. Oblida que ja ha passat per un caramull de sedassos i que ja no és el mateix. La qüestió és tirar benzina al foc i fer el joc al PP.

Si ho hagués estat per Jesús Cardenal, Fiscal General del PP, Jaume Matas estaria avui implicat en els cassos Mapau i Bitel. Probablement no seria president. Li va aturar el cop fins a quatre o cinc vegades. Ja es feien conyes: “Cuatro a cero y Cardenal de portero”.

Encara avui totes les empreses públiques privatitzades tenen com a presidents il·lustres personatges del PP que, com és evident granen cap a ca seva i es comporten com autèntics militants de partit.

I així podríem parlar de banquers, de notaris, advocats, jutges, empresaris, propietaris de mitjans de comunicació.... Davant qualsevol circumstància, sempre hi ha algú important que ajuda a que la balança s’inclini a favor del PP.

El més trist és que hauran de passar molts d’anys per extirpar aquest càncer social. És més, tinc por que ja no tingui solució. Que no sigui com la pasta de dents, que quan es treu del tub ja no hi ha qui la faci tornar dedins.

Blog de notes 8: Alguna cosa està a punt d'explotar

bayona | 25 Gener, 2006 09:35

Titular de “El Mundo” d'avui: “Baleares, Aragón y Madrid serían las regiones más beneficiadas”, en referència al model de finançament encetat amb el nou Estatut català.

Titular de Jaume Matas a tots els mitjans, també avui: “El estatuto catalán perjudica a los ciudadanos de Balears”.

Uep!!!! Aquí passa cosa rara. Alguna cosa està a punt d’explotar quan “El Mundo” i en Jaume Matas es contradiuen en un tema tan cabdal com és el finançament de les Illes.

El daltabaix encara és més gros. En Pep Oliver, president de la CAEB i massatgista oficial del president balear pel que fa a la situació econòmica ho ha dit ben clar: “ El Estatuto catalán abre un camino del que Baleares puede salir muy beneficiada”.

Perquè en Jaume Matas s’encaparrota en una via contraria a la dels seus “palmeros” habituals? Molt senzill: perquè Rajoy li ha telefonat i li ha dit allò de “prietas las filas: todos contra el estatuto pase lo que pase, hasta la muerte”. I li ha fet cas.

Rajoy ha optat pel suïcidi i, com és natural, tracta d’arrossegar a tots els seus. “Mori Sanson i tots els filisteus”, pensa.

Però no tot el PP pensa com Jaume Matas. Josep Piquer s’ha rebel·lat. També ho ha fet en Núñez Feijóo, a Galícia. Ambdos pensen que, per davant les consignes del seu partit, està la defensa dels interessos de la seva Comunitat, dels ciutadans de la seva terra. En Matas, però, no pensa igual.Primer pensa en ell mateix i la seva carrera.

Pero que ningú passi pena. Avui Matas diu aixó però la setmana propera pot dir el contrari. De fet, vaticino que en dos mesos ja estarà participant en aquest model de finançament i és probable que, com el model funcionarà, en dos anys ja digui que gràcies al PP i a ell personalment es va aprovar l’Estatut de Catalunya i un nou model de finançament que tant ha beneficiat les Illes Balears. Tots sabem que el nostre president és un home de principis ferms.

I de molta barra!

Blog de notes 7: Periodistes i sordmuts

bayona | 24 Gener, 2006 13:10

Avui, dia 24 de gener es celebra Sant Francesc de Sales, patró dels periodistes. El que no és ja tan conegut és que és també el patró dels sordmuts. No em permetré cap ironia sobre la coincidència comparativa, no fos cosa que els discapacitats, pels qui sent el major dels respectes, s’enfadassin.

La festivitat passa desapercebuda per tothom a excepció de la Comandància Militar, que aquest dia convida a berenar als periodistes amb ensaïmades i xurros.

De periodistes n’hi ha de bons, de mitjancers i de xerecs, en la mateixa proporció que en deu haver de missers, jugadors de basquet o encofradors. De periodistes n’hi ha de dretes i d’esquerres. El que passa és que els de dretes exerceixen d’autèntics periodistes de dretes en cada moment de la seva professió. I els d’esquerres diuen que són independents i s’instal·len en la famosa posició equidistant i, en tot cas, amb lleugeres asimetries. I així va la cosa.

Actualment sovinteja a la professió una estranya concepció de l’objectivitat: quan hi ha un conflicte s’ha de donar la mateixa oportunitat a les dues parts implicades. Amb aquest raonament probablement haguessin dedicat mitja pàgina als nazis i un altre mitja als jueus. La seva consciència estaria tranquil·la.

Avui les coses no estan gaire bé en el camp de la comunicació. Hauríem de tornar als temps predemocràtics per trobar una utilització tan barroera dels mitjans de dretes. Abans ho feien “por fidelidad a los principios del Movimiento”. Ara ho fan “en defensa de la libertad de expresión”, però els nivells de manipulació informativa posen els pèls de punta. La dreta no necessita premsa de partit: els seus “mitjans lliures” li fan la millor feina.

Blog de notes 6: El Titànic turístic balear

bayona | 23 Gener, 2006 19:27

A partir de demà haurem d’estar tots ben preparats. Comença FITUR i el Govern ja deu tenir preparada tota una lletania de missatges positius sobre el bon moment i les excepcionals expectatives del turisme a les Illes Balears. El conseller Flaquer ens aufegarà amb tot tipus d’estadístiques que demostraran a les clares que, gràcies al Partit Popular, la indústria turística de les nostres illes es consolida i crea llocs de feina per a tothom.

És fins i tot possible que si algú l’incomoda amb un argument negatiu digui que la culpa la té l’ecotaxa i aquell govern d’irresponsables presidit per Francesc Antich, que es fa enfrontar al “sector”, és a dir al gran empresariat turístic.

Per molt bona voluntat que hi posin, els fets, tossuts, no els acompanyen. La cadena hotelera Acorn acaba d’anunciar que ven els deu hotels que té a les Illes Balears. Amb la fredor de bons professionals diuen que prefereixen invertir en destinacions turístiques més rendibles. Barceló i Escarrer ja han anunciat també la seva intenció de vendre actius de les Illes per tal d’invertir-los en el Carib i altres llocs exòtics.

Ens faran creure que això és un bon signe de la nostra economia turística? No hi haurà ningú dels seus que els hi dirà que d’això se’n diu deslocalització i que és un verí per a la nostra economia turística.? No acceptaran que perillen milers de llocs de feina?.

Idò no. D’això no en parlaran. Faran el ronquet d’autocomplaença dels moixos grassos de possessió. I una altres que també van grassos els hi encalentiran l’orella sobre la necessitat de permetre la conversió d’hotels obsolets en apartaments per vendre.

Apareix la síndrome del Titanic: mentre les calderes ja estaven negades i els de tercera amb l’aigua al coll, els passatgers de primera encara tastaven llepolies al so d’un quartet de corda. Tant mateix, per la cobdícia i la irresponsabilitat d'un parell, el vaixell acabà enfonsant-se.

Blog de notes 5: La dreta i les denominacions

bayona | 22 Gener, 2006 17:23

Jordi Bayona

Ja fa estona que les paraules ja no expressen denominacions concretes. Exemple: les paraules “medi ambient”, en la boca de qualsevol membre del Govern de les Illes Balears, no expressen el mateix que en la boca d’una persona de seny.

Tot i així, les denominacions estan a la base de tot l’enrenou polític i social. La paraula “nació” al nou Estatut de Catalunya genera una ofensiva d’artilleria pesada per part de la dreta cavernícola. No han llegit ni una sola paraula del text però estan disposats a anar a la guerra si s’hi inclou la paraula “nació”.

I jo em demano: Tanta envergadura té aquest tema? Ja sé que nació, estat, pàtria, país... son conceptes identitaris distints però, en realitat estan units per una mateixa línia emocional pel 99 per cent de la gent. Tant bons són uns i tan xerecs uns altres? En abstracta qué és millor, nació o estat?

La geografia ens dona tot tipus d’exemples: estats-nació, nacions sense estats, un estat amb diferents nacions... o una nació amb 50 estats com és el cas dels Estats Units d’Amèrica.

Fins i tot l’educació franquista tenia contradiccions amb això. De petit m’ensenyaren que “patria sólo hay una: España”. Però després sentia per la ràdio uns que cantaven “Asturias, patria querida...” tan tranquils i que jo sàpiga mai la van prohibir.

A la dreta això de les denominacions els hi agrada molt. Avui llegeixo que Pilar Ferrer diu que si allò que parlem a Mallorca i a Catalunya és la mateixa llengua i que aquí la denominem català... allò que parlen a Catalunya hauria de ser denominat mallorquí!!!

La Sra. Ferrer és catedràtica de Dret Civil, ha estat consellera del Govern, dona clases a la UIB y és assessora de la comissió que presideix Rosa Estarás per a la reforma del Estatut de les Illes Balears.

Pobre Dret Civil!!! Pobre Govern!!! Pobre UIB!!! Pobre Estatut !!!!

Blog de notes 4: L'escandalós 1% d'IB3

bayona | 20 Gener, 2006 16:31

M’expliquen que l’audiència d’IB3 està ancorada prop de l’u per cent, una xifra excepcionalment baixa i que justifica poc la seva existència. La dada ja la tenen els responsables del ens però l’amaguen al·legant que no és científica atès que el baix nombre d’audímetres instal·lats a les Balears distorsiona els resultats. Resulta que sempre s’havia utilitzat aquest sistema però ara, pels directius de la TV balear, no val.

En lloc de parlar d’aquest u per cent, que vendria a ser menys de la meitat del percentatge del Canal 4 mallorquí, María Umbert i Rosa Estarás diuen que tenen estudis que demostren que 300.000 persones passen a una hora o un altre per IB3. No sé si ho diuen per ignorància, per mala fe o per una combinació de les dues coses. Algun dels grans entesos d’IB3 les hi hauria d’explicar que existeix el zàping i que pràcticament cada persona que mira la tele passa, al menys una vegada, per tots els canals al seu abast. Així per ventura deixarien de dir i repetir aquesta bajanada de les 300.000 persones.

Com és natural, no disposo de resultats d’audímetres, però parlo de televisió amb molta gent. He sentit comentaris de “Vent del Pla”, “El cor de la Ciutat”, “Pasión de Gavilanes” o “Aquí no hay quien” viva però puc assegurar que mai ningú no m’ha parlat d’un serial d’IB-3. Ningú.

En realitat els pocs comentaris que m’arriben de la programació d’IB3 són per desqualificar el comentaristes del partit de futbol del dissabte vespre, que els afeccionats no poden veure per cap altra cadena per mor del acords de la Forta.

Debades podem esperar cap iniciativa d’esmena. Ben al contrari, aviat presentaran algun tipus d’estudi d’audiència que assenyalarà que l’audiència d’IB-3 bat records. Vivim al país de Rasputin, aquell intrigant de la cort russa que muntava decorats de fàbriques i escoles i feia creure a l’emperatiu Caterina que eren de veres. Però aquí ja en sabem massa de Rasputins.

Blog de notes 3: Matas no està bé.

bayona | 19 Gener, 2006 21:26

Jordi Bayona

El president Matas no està bé de salut. Abans d’ahir es va acubar en un acte en el que precisament es parlava de la insularitat... sanitària. De tots és conegut els problemes que pateix a l’oïda, que li provocaven una mena de supuració. Està prim, molt prim. Em deien l’altra dia que fins i tot li ha canviat alguna cosa en la fesomia de la cara, com si tingués alguna alteració de les parets nassals.

En aquesta legislatura hi ha alguna cosa que no li marxa. És com si la victòria inesperada del 2003, combinada amb la desfeta del PP del 2004, li hagués fracturat l’horitzó de somnis personals. El president de les Illes Balears no es troba bé a la seva pell. Es va passar els dos primers anys de legislatura absent, amb el cap a una altra banda. Una periodistes van fer comptes i es va passar més temps fora de Mallorca que al Consolat del Mar. Té la família a Madrid, dona i fills, perfectament integrats en les estructures capitalines.

Per als Matas que vivien a Madrid, tornar a Mallorca ha estat un suplici. S’ha de dir que en els temps de la glòria ministerial duien una intensa vida social convivint amb la crème de la crème de la dreta conservadora llavors en el Govern: avui sopaven amb el fiscal general, demà amb el president d’una gran empresa privatitzada i l’altre amb dos companys de gabinet i les seves esposes. Tota una vida de glamour aznarià.

Ara, no pot evitar de visitar locals de terceres edats, associacions de veïnats afins, col·lectius de la dreta agrícola mallorquina i nous rics que exhibeixen tan el talonari com la manca de cultura i de “xic”.

Per això el Govern fa una política rutinària, sense passió, previsible i grollera. La frustració del president es trasllada a l’acció del Govern. Perquè sap que, havent guanyat la presidència balear el 2003, ha perdut un camí esplendorós que el seu imaginari va forjar a Madrid. Guanyant, ha perdut.

Bloc de notes 2: Les claus de l'afer Sa Nostra

bayona | 18 Gener, 2006 21:47

Hi ha una eina molt eficient i útil a l’hora d’interpretar correctament el signes i els esdeveniments polítics a la Mallorca d’avui. Es tracta, senzillament, de tenir en compte que per davall el somriure fals del president Matas s’hi amaguen enormes dosis de rancúnia i venjança de les quals en fa ús, metòdicament i sense pietat, en cadascuna de les seves estratègies. En dues paraules, aplica la vella fórmula de “qui no ha estat amb jo en els temps dolents, ara, en els bon temps, és el meu enemic”. Hi ha constància de tècnics que per raons purament professionals van tenir alguna relació amb el Govern Antich són enviats “a calderes” per l’actual President.

L’eina pot ser molt apropiada a l’hora de cercar un poc de llum en el fosc afer de Sa Nostra, un estrany episodi que, a hores d’ara, no provoca més que interrogants. D’entrada la insòlita aparició del Govern davall l’anagrama de Sa Nostra que diu que vol un candidat de consens i professional i, cinq minuts després, assenyala a n’Alzamora com el seu candidat. Com quedam? I perquè aquesta intervenció tutelada a posteriori no es va produir dies abans de l’elecció? O és que els va agafar per sorpresa?

El que és evident és que Jaume Matas li va mostrar a Llorenç Huguet el seu polze cap avall talment com feien els cèsars als gladiadors que lluitàven a l’arena per la seva supervivència. Als seus ulls és un col·laborador de l’anterior règim.

La realitat deu ser molt més complexa de la que la ceguera de Matas només intueix. Esteim davant un dels capítols truculents de la misèria humana que envolta el món de les finances polítiques en aquest país. Ara tot pot semblar un poc embullat però que ningú passi pena perquè s’arribarà a aclarir. La qual cosa no voldrà dir, però, que se’n demanin responsabilitats ni que es publiqui en els mitjans de comunicació.

La notícia més graciosa és la del Govern que dubta de la rectitut d’un Comitè d’Ètica, el de Sa Nostra, i decideix investigar-lo. Decididament, l’ètica els hi produeix erisipela.

Blog de notes 1: On és l'alarma social a Mallorca?

bayona | 17 Gener, 2006 17:38

Jordi Bayona

Ja comença a costar trobar a un alt càrrec del PP balear que no estigui enxampat per la Justícia en temes de corrupció. El propi president de Mallorca, Pere Rotger té diligències obertes per un presumpte delicte per tramitar noves construccions allà on només hi podia haver una zona verda. El batle de Sant Josep, a Eivissa, Josep Serra, també esta sent investigat perquè feia servir l’asfalt produït per una planta il·legal ja clausurada per arreglar el pati d’una de les seves empreses. Dotze batles del PP de Mallorca també tenen notícies de la Justícia per haver tramitat certificats falsos que afavorien la construcció d’un regidor de Ses Salines, també del PP naturalment. La nómina és llarga. Per gros o per petit, els implicats es compten per dotzenes.

Recordem que el propi Matas va torejar, encara que per la mínima, la seva implicació en el cas Mapau. El cas estava instruït per un amic seu, el jutge Antoni Montserrat, amb qui berenava sovint els diumenges a una cafeteria de Palma. No cal dir res més.

El conseller de Turisme i els alts càrrecs de la seva conselleria se’n van a un bar “d’alterne” a Moscú, el “Rasputin” i prenen un parell de rondes de copes que paga el Govern. A l’hotel moscovita també el Govern els hi paga una factura d’extres sorprenentment alta. ¿Resultat? Idó no res. Fan dimitir a un nou arribat i això és tot. És més, Rosa Estarás diu a l’oposició que ja no els hi mostrarà més factures de despeses perquè en fan mal ús. Canya a la mona!

I mentre tot això passa no hi ha cap alarma social a Mallorca. Cap campanya massiva de denúncia a la premsa. La Justícia els tracta amb pinces. Els als càrrecs del PP circulen cara alta, desafiant al futur. Ben segurs de que tornaran guanyar i encara se sentiran més sòlids.

Quin poder d’assimilació té la societat mallorquina davant la corrupció política de la dreta? Fins on poden arribar amb la seva indigència moral i ètica? Ningú posarà límit a la seva voracitat?

Al altra banda, una batlesa socialista, Margarita Nájera, ha patit un autèntic linxament personal, un calvari jurídic y una persecució periodística dels diaris de la dreta per unes falses acusacions del PP. La justícia l’ha declarada innocent... dos anys després. Però ja l’han abatuda. I aquesta era caça major.

No sé perquè, però aquí hi ha alguna cosa que no quadra, un joc en el qual els asos sempre els tenen els mateixos. Intueixo el perquè... però això ja ho explicarem un altra dia.

Que vuelvan al armario

bayona | 17 Gener, 2006 16:43

El poderío de los TT.OO, su capacidad de influencia y su propia tarea intermediadora – comprar barato y vender caro – les otorga este halo de compañía bananera extranjera en país subdesarrollado. La United Fruits en Panamá en los años cuarenta.

Jordi Bayona

Leo que TUI presenta en Cuba su oferta mundial y se refiere a Mallorca con una noticia de interés. Para romper el círculo endogámico el “todo incluido” se abrirá a la participación de establecimientos de la oferta complementaria. En otras palabras, que los clientes del hotel “todo incluido”, sólo mostrando su pulsera distintiva, podrán consumir en otros establecimientos. Y para ello pone el ejemplo de los hoteles Chico y Valle, de la Platja de Palma, que tendrán barra libre en dos establecimientos clásicos del desenfreno alemán en S’Arenal: Oberbayern y Bierköning.

En realidad, tampoco era eso. Pero, además, hay que añadir un pequeño matiz de cierto valor interpretativo: los dos macrobares son del mismo propietario que los hoteles. Lo siento, señores de TUI, pero se les ha visto el plumero. Dan gato por liebre.

Siempre me han fascinado los grandes touroperadores. De entrada porque utilizan una denominación de mucho empaque: touroperador, que hasta tiene siglas (TT.OO.) que seguro que Urdaci leería con gusto. En realidad no son más que intermediarios entre un cliente y quien le presta un servicio hotelero. Si en lugar del dedicarse al turismo se dedicaran a las lechugas la gente se referirían a ellos simplemente como intermediarios, en tono peyorativo.

Durante mucho tiempo fueron la cruz del hotelero mallorquín de quien conseguían que trabajara para ellos por cuatro duros. Algunos hoteleros, como los Riu, tuvieron reflejos y se pasaron al otro lado y compraron una parte importante de TUI. Si no puedes con ellos, cómpralos. Solución muy práctica. Ahora ya no lo pasan tan bien. Internet, los grandes portales turísticos y las compañías de bajo coste les empiezan a fastidiar el negocio.

TUI acaba de decir al Govern que la autotasa hay que aparcarla. Se lo han dicho con cariño. Han aclarado con precisión teutona que saben que “este impuesto no viene del Govern sino de la Conselleria d’Economia i Hisenda”. Matiz inteligente. También tuvieron un papel destacado en el debate de la ecotasa, mucho más efectivo de lo que salió en los papeles. En realidad, después de las elecciones, el nuevo Govern, agradecido por su tarea de zapador, dió a TUI la Dirección General de Turismo en la persona de uno de sus directivos en Balears, Juan Carlos Alia. El maridaje entre el Govern y el TT.OO. era tal que cuando un periodista se personaba en TUI para pedir cierta información de la empresa, no se la daban sin antes llamar al despacho de Alia en la conselleria de Turisme para pedirle parecer.

Ya es sabido que el cargo no le duró mucho debido debido a un extraño suceso en Moscú, en un establecimiento denominado Rasputín del que no se pudo aclarar si también participaba del “todo incluído”. Las facturas aparecieron en el bolsillo del desdichado Alia, que jamás llegó a entender estos sorprendentes miramientos de la oposición política.

En aquellos tiempos de la ecotasa circuló un chascarrillo que jamás supe si era una información auténtica o una simple ilustración de lo que ocurría pero que atribuía a un alto cargo del touroperador la frase: “El Govern no tiene porqué inmiscuirse en Balears porque estas islas son un asunto interno de TUI”.

TUI es un auténtico gigante que hoy por hoy gestiona veinte millones de clientes, forma parte del poderoso grupo Preussag, con inversiones en metalurgia, en energía, en inmobiliario y que cotiza en el índice DAX de la “Deutsche Börse”. Envía a Mallorca casi dos millones de turistas cada año y gestiona cinco compañías aéreas. Y es precisamente su poderío, su capacidad de influencia y su propia tarea intermediadora – comprar barato y vender caro – lo que le otorga este halo de compañía bananera extranjera en país subdesarrollado. La United Fruits en Panamá en los años cuarenta.

En su perjuicio está el haber roto la indispensable neutralidad de quien trabaja en el extranjero y haber salido del armario político como lo hizo ayer con la ecotasa de forma tan belicosa y hoy tan delicadamente con la autotasa.

Harían bien en volver al armario, del que nunca deberían haber salido. Y no estaría de más que cuando miraran Balears en el mapa, en lugar de ver un negocio vieran un país soberano, con sus propias instituciones de gobierno que serán mejores o peores, pero son las suyas.

Un millón (o dos) de Menas

bayona | 17 Gener, 2006 16:33

En todos los países de extenso pedigrí democrático hay un sector de la derecha radical que siente una confortable querencia hacia la intervención militar

Jordi Bayona

Las páginas de la hemeroteca sobre las declaraciones del teniente general José Mena se cuentan por cientos, como cientos deben ser los minutos de información audiovisual que se han dedicado al pronunciamiento del militar. Sin embargo, casi dos semanas después del estallido periodístico confieso que todavía guardo zonas negras informativas, preguntas sin respuesta, que tan nutrida documentación no ha conseguido aclarar ni responder.

En síntesis, el alto mando castrense señaló de manera solemne que si el Estatut catalán resultaba ser inconstitucional, el Ejército, haciendo uso del artículo ocho de la Constitución, estaría obligado a intervenir. Y aquí comienzan mis dudas. ¿Cómo sabrá Mena que el Estatut aprobado por las Cortes es contrario a la Carta Magna? ¿Consultará el libro gordo de Petete? ¿Se lo soplará el presidente del Tribunal Supremo mientras sigue clases de sevillanas y de catalán?

Supongamos que, en un ataque transitorio de lucidez, el militar decide confiar en las instituciones democráticas y espera que el Tribunal Constitucional emita sentencia. Supongamos – y ya es mucho suponer – que dicho tribunal se manifieste en contra de algunos artículos del texto estatutario. ¿Considerará entonces Mena que es el momento adecuado para la intervención? ¿Esperará algunos días por si alguien decidiera corregir el texto? ¿También le pasó por la cabeza la famosa intervención militar cuando en los ocho años de gobierno de Aznar el Constitucional dictó sentencia en contra de catorce leyes?

Sigamos con las preguntas que me corroen la conciencia. ¿Cómo sería esta intervención? ¿Cuáles serian sus aspectos concretos? ¿Sacaría a la calle los tanques de la Brunete que tan bien conoce porque han estado bajo su mando? ¿Los sacaría sólo en Catalunya o también en Madrid? ¿Detendria a Maragall? ¿También a Mas, que aunque no forma parte del Tripartito también apoya el nuevo estatuto? Sobre Carod ya no pregunto. ¿Entraría alguien en el hemiciclo del Congreso, pistola en mano, sugiriendo cortésmente a los diputados que cambien de posición en sus escaños con la ya conocida frase de “Al suelo todo el mundo?”. Nadie sabe responderme.

En los casi tres lustros de democracia que llevamos en España, el histórico “problema militar” se ha desvanecido por completo. Sólo de vez en cuando algún triste episodio como el de Mena caricaturiza un país en el que hay gente que considera que el poder militar, llegado el caso, debe estar por encima del civil. Hasta lo expresan con pancartas los ultras del estadio Vicente Calderón.

Conste que no es nada escandaloso. En todos los países de extenso pedigrí democrático hay un sector de la derecha radical que siente una confortable querencia hacia la intervención militar. Tanto es así que hay incluso Parlamentos europeos que albergan algunos diputados declarados, sin complejos, de la más extrema derecha, cuartelera y xenófoba. Y mientras todo siga por el cauce pacífico y democrático no hay nada que objetar. La democracia da estos derechos

En un cálculo de magnitudes a ojo, en España puede haber uno, quizás dos, millones de personas que añoran el franquismo. No hay que preocuparse. En Francia hay más del doble. Lo normal es que formen un partido, se presenten a elecciones – como ha hecho Le Pen – y consigan hasta tener un pequeño grupo parlamentario. El resto de los partidos, especialmente los de la derecha civilizada, los ignoran porque aspiran a conquistar el centro sociológico con reformas más o menos sociales.

En la España moderna y avanzada del siglo XXI los personajes que componen esta clase sociológica tranochada y nostálgica son vistos generalmente como malos actores de zarzuela, que desentonan notas, exageran y sobreactúan.

Lo extraordinario del caso es que aquí no están aislados en su propio partido político sino que, a tenor de los hechos, parecen tener una notable influencia lunar sobre recientes estrategias políticas del PP, en los estamentos rectores de la Iglesia, en algunas áreas de la judicatura y, de rebote, en las opciones editoriales de importantes medios de comunicación.

Y así, con este lastre aferrado a órganos vitales del país, cuesta avanzar. Casos como el del general Mena provocan polémicas absurdas que queman energías inútilmente.

Agua y aceite

bayona | 14 Gener, 2006 17:00

Ármese de valor, participe de la fiesta y dígale a su hijo que la cresta verde pistacho no le cae tan bien como la rojo fuego

Jordi Bayona “Yo a tu edad ya estaba harto de leer a Schopenhauer. Y tú, mírate al espejo y verás lo que eres...”. El conflicto generacional entre padres e hijos persiste en toda su envergadura. Ni la tolerancia paterna, ni la comprensión, ni el nivel cultural eliminan la crisis de conexión entre generaciones. A lo sumo la limitan a una coexistencia pacífica entre los dos elementos pero sin posibilidad de aleación. Agua y aceite.

La única postura inteligente es, en este caso, relajarse y, si no disfrutar, al menos divertirse observando. La adolescencia despierta un ansia de identidad que se proyecta en un culto desaforado a la propia imagen. Si sus hijos están en edad de ir al instituto, sepa que pertenece forzosamente a una de las siguientes categorías:

Hippies.- Vestimenta ancha y de arco iris. Zapatillas Converse viejas, pintadas, desahogadas de pie y cordones sin anudar. Pantalones de rayas multicolores y simultaneidad de vaqueros y falda. Rastas en el pelo y diademas anchas de tela. Profusión de collares y pulseras.

Palestina al cuello y bolso de tela colgando. Su filosofía: vive y deja vivir, lema de Woodstock-69 pero que ellos la han encontrado en una referencia más cercana, en el rey león disneyano . Hakuna matata. Tranquilos y con sonrisa permanente. Siempre hay alguien que fuma pero que respeta a quien no lo hace. En lo político son vagamente independentistas y, en todo caso, antipeperos. Herederos de la tradición hippie pacifista: no a la guerra, no a Bush.

Jevis.- Lo siento, pero ahora se escribe así. Cadenas con candados y collares de perro de cuero negro con pinchos. Camisetas de Metallica. Mucho percing y crestas de colores. Botas de montaña y pantalones estrechos. Carecen de la violencia que se desprende de su imagen. Pasión por el negro y, en todo caso, combinado con el rojo, los colores de la CNT y la FAI, de quienes han heredado cierto gusto por la teoría de la anarquía. Existe la variante de los Góticos, o Darks, más intransigentes con la liturgia indumentaria y de cierto aire de familia Adams. Se pintan la cara de blanco típex. Un subgrupo más extremo son los jeviatas satánicos, que todavía abundan poco en los institutos mallorquines pero todo llegará.

Killos.- Hipotético apócope de chiquillos. Perfiles estéticos y culturales agitanados. Chandals de telas plastificadas. Pantalones estrechos y exageradamente acampanados. Zapatos de gran plataforma. Las killas, pendientes de aro de gran diámetro y peinado con mucho brillo. Llevan mucho oro encima, resquicios de la tradición nómada que aconseja llevar siempre consigo las alhajas por si hay que irse de inmediato con la música a otra parte. Provocadores y con cierto gusto por la bronca con los demás. Fumen y se meten con quien no lo hace. Comunicación oral algo particular: “Hola pisha. Hola guarra. ¿Que tal te va, chochito?”. Mucha bandera roja y gualda y que viva España. Desconocen que es eso de hablar catalán.

Pijos.- La fascinación por las marcas. Las idolatran. Se avergüenzan por llevar una prenda de menos de ciento veinte euros. Sudaderas con mensaje incluido, repletas de tacos publicitarios. Pelo corto y mucha peluquería. Metrosexuales incipientes. Cinturones anchos y pantalones estrechos. Calzan merceditas o mucho tacón. Abundan los lacitos y las colitas ladeadas. Ropa interior a juego con los zapatos o con la chaqueta. Viven a ritmo de moda. Cuidan su imagen y disfrutan exhibiéndola. Tienen perfectamente claro lo del éxito social y personal. Supernenes y supernenas.

Skates.- No es tanto un grupo como un conjunto de subcategorías que incluye a raperos, hip-hops, Dj’s... Pantalones que inician su tardío recorrido más abajo del culo y, lógicamente, acaban arrastrándose por el suelo. No menos lógica resulta su exhibición de calzoncillos. Su mitomanía se basa en el skate y en el básquet. Gorras ladeadas y zapatos deportivos. Su expresión es el graffiti.

A estas alturas, algunos padres habrán constatado, aliviados, que sus hijos no se encuadran en ninguna de esta tribus de instituto. Se equivocan. Sus hijos se denominan a sí mismos como Normales y los de los grupos anteriormente descritos los conocen como Marginadoss. Consideran que viven en un limbo informe.

En cualquier caso, la apariencia no significa absolutamente nada. Se trata de un clasificación transversal de clanes en la que se encuentra buena y mala gente en cada una de las categorías. Que no se preocupen los padres, o al menos, más de la cuenta. Consejo de amigo: ármese de valor, participe de la fiesta. Deje la tabarra de Schopenhauer y dígale a su hijo que la cresta verde pistacho no le cae tan bien como la rojo fuego. Es buen chico y se lo agradecerá toda la vida.

Un rey del apasionante siglo XX

bayona | 14 Gener, 2006 16:02

La ciudadanía española jamás ha sido monárquica por naturaleza. Juan Carlos se ha ganado a pulso la confianza y la simpatía popular y eso no es un automatismo que forma parte de la herencia que legará a sus sucesores/as.

Jordi Bayona

Si de mi dependiera no se celebrarían los 30 años de reinado del Rey Juan Carlos. Me hubiera quedado en los 20, que fueron los realmente apasionantes. El monarca ha sido un hombre del siglo XX y no del actual, por fortuna para los españoles. El país tuvo un épico despertar con la muerte de Franco pero empezó a tener jaqueca allá por 1995. Los primeros años del postfranquismo fue un vivir de efervescentes sensaciones. El país iba montado en el Dragon Khan de día y había castillos de fuegos artificiales cada noche. Unas vivencias de vértigo. Te preparabas para ir de vacaciones el Jueves Santo y te legalizaban el Partido Comunista. Los mítines políticos estaban a rebosar. Se lloraba con el regreso de La Pasionaria y la gente, incomprensiblemente, sobrevivía, feliz y confiada, sin MacDonalds ni Salsa Rosa.

Entonces todavía se sobresaltaba el cardiograma colectivo, aunque fuera por un 23-F, esa noche en la que las masas se volvieron juancarlistas exactamente a partir de las dos y veinte de la madrugada, cuando el rey apareció en la televisión después de seis horas de temeroso desconcierto de la gente. Un día se expropiaba a un empresario tan flamenco como Ruiz Mateos, al día siguiente se ingresaba en la Comunidad Europea y al otro se legalizaba el aborto.

La fiesta duró hasta los Juegos Olímpicos del 92, que fueron el descubrimiento de una España avanzada, tolerante y desenfadada que se abría al mundo. Eso sí, como siempre, algo llorona a juzgar por los lagrimones de la Infanta Elena en el estadio olímpico mientras desfilaba el abanderado Príncipe. El Rey, con presencia discreta pero indispensable, asoma detrás de cada uno de esta secuencia de episodios épicos.

Unos años después todo empezó a empozoñarse. Aparecieron la broca y la crispación, se resquebrajó la frágil vajilla de la convivencia y, aunque sin cataclismos, ya nada fue como antes. La época dorada del postfranquismo había acabado. Empezaba el siglo XXI y con él cobraba vigencia el fantasma de Larra: “Aquí yace media España. La mató otra media”. Y claro, en un país así ya no es tan interesante reinar.

El Rey Juan Carlos fue la pieza clave de un complejo engranaje que sacó a España del cuarto oscuro y la catapultó a la modernidad. Era probablemente la única persona que podía hacerlo sin echar mano a las pistolas.

No lo hizo sólo, todos ayudamos. Ayudó Suárez al aceptar aquel pacto por el cual el monarca era el artífice de todo lo positivo para el país y el presidente acarreaba con las culpas de todo lo negativo. Ayudaron los medios de comunicación al dar amparo a este pacto, que todavía hoy pervive en la mayoría de redacciones, donde la figura del monarca está blindada con un exceso de celo en tiempos de paz, sorprendente en otros países democráticos como Gran Bretaña. Y ayudó gran parte de la ciudadanía que aceptó dejar en el trastero justas rehabilitaciones y enterrar bajo tierra los ajustes de cuentas que le pedían el cuerpo, la memoria y la dignidad.

La celebración de las tres décadas de reinado ha dado pie a una catarata de opiniones y reportajes históricos. Hay cierta unanimidad bobalicona en asociar el reinado juancarlista al paso de gigante hacia el futuro que ha dado España en este tiempo. Lo mismo podía decir Franco en su lecho de muerte y no era del todo incierto. En todo caso fue así a pesar de él. Conviene no asociar los buenos tiempos exclusivamente al monarca porque, del mismo modo, tendrá que cargar también con los menos buenos.

España ha mejorado lo indecible pero, a menudo, entre los oropeles de la modernidad le asoma el pelo de la dehesa. Y lo hace en forma de ridícula seguridad de quien ha prosperado sin demasiado esfuerzo. La ignorancia, la voracidad lucrativa, la insolidaridad o la manipulación, han dejado de ser vergüenzas que se esconden. Van camino de consagrarse como valores al alza que se exhiben con desparpajo en un país que siempre fue modesto.

Apunte final de tres décadas coronadas. La ciudadanía española jamás ha sido monárquica por naturaleza. Juan Carlos se ha tenido que ganar a pulso la confianza y la simpatía popular y eso no es un automatismo que forma parte de la herencia que legará a sus sucesores/as. Aquí, cada rey y cada reina empieza de nuevo. Se equivocará quien piense que lo tiene todo ganado por el mero hecho. La confianza y la simpatía a la monarquía pasan reválida a cada generación. Lo cual, bien pensado, no está del todo mal en un país que se quiere moderno.

No somos (ni seremos) ricos

bayona | 03 Gener, 2006 01:35

La Encuesta de Condiciones de Vida no sitúa a Balears en cabeza de la clasificación. No está en la zona de descenso, pero en la mayoría de casos no juega ni la Uefa

Jordi Bayona

No es por amargar el año nuevo pero hay que decirlo: no somos ricos. Balears no aparece en los puestos destacados de ningún índice de riqueza. No somos zidanes sino pavones. Hay que aceptarlo. De hecho, nunca fuimos ricos. Había, y hay, bastantes ricos en este país que, por supuesto, jamás se convirtió en un país rico. La derecha autonómica, superada la crisis de principios de los noventa, nos hizo creer que todos éramos ricos. Se aferraba a algo llamado crecimiento del Producto Interior Bruto para hipnotizarnos. Subía cada año entre un 5 y un 7 por ciento y, por tanto, quisiéramos o no, teníamos que ser ricos. Luego hemos visto que China ha crecido este año un 9 por ciento y, sin embargo, nadie en Mallorca pierde el trasero por irse a vivir a los suburbios de Shangai.

Ahora este índice crece en Balears alrededor un 2 y poco por ciento, por debajo de la media española, y eso que el Govern ha lanzado la bomba atómica económica en forma de obra pública y fomento de la construcción que, en buena teoría, tendría que disparar las cifras. Es que los expertos llaman la economía del tocho. Pero ni así.

¿Y es esto bueno o malo económicamente? Ni lo uno ni lo otro, simplemente no me lo creo. Las cuentas del PIB son las del Gran Capitán. Sólo suman, jamás restan. Un enérgico crecimiento económico puede suponer un gran golpe medioambiental que hipoteca el futuro. Pero la estadística sólo suma lo primero y no le resta lo segundo. Hay trampa. Economías pujantes, como la china, se alzan sobre grandes desigualdades sociales o situaciones laborales que rozan la explotación pura y simple ¿Podemos hablar en este caso de un país rico?

Hay en Balears otras estadísticas interesantes. Sólo un 20% de los mallorquines declaran más de 21.000 euros anuales a Hacienda. Y, por favor, que nadie se ría porque podría ser cierto. De hecho unas 19.000 personas tienen más de 150.000 euros depositados en efectivo. Repito, más de. No se sabe cuanto pero, en todo caso, más de.

En realidad todo va cuadrando. Porque en la otra cara de la luna de Mallorca, 150.000 personas de este país viven por debajo del umbral de la pobreza, es decir, con ingresos inferiores a los 371 euros. Y las familias de estas islas son las que en España tienen más problemas para llegar a final de mes: en realidad siete de cada diez.

Lo preocupante de la situación es que algunos se llegaron a creer que éramos ricos, se fueron al banco, les dieron un préstamo ya ahora se dan cuenta de lo que dicen las estadísticas: que la renta disponible está por debajo de la renta nacional, que aumenta el endeudamiento familiar y la capacidad de ahorro.

La Encuesta de Condiciones de Vida que publicó este periódico no sitúa a Balears en cabeza de la clasificación. No está en la zona de descenso, pero en la mayoría de casos no juega ni la Uefa. Tanto en ingresos medios por hogar como en salarios brutos mensuales somos los sextos de diecisiete.

Más allá de las cifras, un trabajador de hostelería de Can Picafort me retrataba la situación con más exactitud que los sociólogos del Instituto Nacional de Estadística: “Desde hace dos años, al final de temporada no nos pagan vacaciones sino que nos obligan a tomarlas. Tampoco se trabajan días libres. Eso supone que en casa hemos ingresado 500.000 pesetas menos que hace dos o tres años. Encima, como han recortado el personal, yo sirvo más mesas y mi mujer hace más camas. Cobrar menos y trabajar más. Vaya negocio”. La realidad va por aquí.

Con las cosas así de claras ruego al Govern que en su discurso político saque a relucir todo lo que considere resultado de su fantástica gestión: protección ambiental, mejora de la enseñanza pública, congelación de impuestos, control de la deuda, abaratamiento de la vivienda, una IB3 imparcial, inversiones en transporte público.... lo que quiera. Pero que abandone el latiguillo de nos ha colocado en la senda de la prosperidad económica.

El turismo ya no volverá a ser lo que era y la industria decae. Sólo nos queda la construcción y la especulación inmobiliaria. Es posible que los que ya eran ricos lo sigan siendo y que estas famosas 19.000 personas sigan atesorando suculentas cuentas corrientes. Pero los 981.000 baleares restantes estaremos igual, tirando a peor. No es dramático, otros están peor, pero conviene que, más allá de las calenturas políticas, nos vayamos haciendo a la idea.

Alegoría del fin de año

bayona | 27 Desembre, 2005 11:31

La alegoría del fin de año en los periódicos de hace un siglo era una ilustración dibujada de un hombre viejo, enclenque y moribundo, con una enorme barba valleinclanesca, que daba paso a un recién nacido rechoncho y alegre. El año que se esfuma y el nuevo que nace. Los cronistas de la época utilizaban esta imagen para hacer balance de los últimos doce meses. Una de las formas periodísticas más empleadas era describir brevemente los enunciados de los temas políticos más polémicos y añadirles una coletilla de cosecha propia. Siempre con un acerado espíritu crítico con el poder en general. Si este articulista repitiera hoy su columna escribiría algo así:

Un diputado del PP en el Parlament balear grita a una diputada socialista: "¡Cállate gorda!". Como excusa argumenta que sólo le quiso decir "¡Cállate, sorda!". Una inteligente rectificación todo lo arregla.

Los ciudadanos de Balears son los que más basura producen al año: 721 kilos, un 25 por ciento más que el resto de españoles. IB3 gastará casi 50 millones de euros en nuevo año. Ilustración de El Roto: "Es incomprensible: saco la basura a la calle y me entra por la tele".

Un informe de la Secretaría de Estado de Turismo alerta sobre el descenso del poder adquisitivo de los visitantes a Balears. Pedro Cañellas reacciona indignado: "Es intolerable que el Gobierno central envíe mensajes negativos sobre el turismo balear", dice. No se sonroja ni pierde la compostura. El presidente del Real Mallorca quiere construir una torre de 40 pisos en los terrenos deportivos de Son Moix. "Es para mejorar la ciudad", dice. Dado lo mejorada que está toda Mallorca en este sentido se le sugiere que empiece por mejorar el equipo.

El conseller de Economia presenta unos presupuestos con unos ingresos de 12,5 millones de euros en concepto de autotasa. Añade que este impuesto no se aplicará si el sector que lo tiene que pagar está en desacuerdo. No comprende por qué la irresponsable oposición le reprocha que estos presupuestos son falsos. El propio Conseller ha multiplicado la deuda pública para hacer frente a las cuantiosas inversiones del Govern. Su compañero de Educación dice, sin embargo, que no hay dinero para la gratuidad de los libros de texto, una de sus múltiples promesas electorales. Ambos señalan que ya están hartos de que se les ataque con tanta demagogia.

El Govern hace un catálogo publicitario de lo seguras que son las nuevas autopistas que construye. Lo ilustra con una foto de una sonriente pareja en los asientos delanteros de un coche. Ninguno de los dos llevan abrochado el cinturón de seguridad. El 53 por ciento de los muertos en las carreteras y autopistas de Balears no llevaban el cinturón abrochado. La Guardia Civil de Tráfico no ha multado todavía a ninguna consellera del ramo.

Ante la mala situación del campo balear, en la pasada legislatura Asaja se manifestó contra el Govern balear presidido por Antich. Ahora, ante la mala situación del campo balear, se manifiesta contra el Gobierno central de Zapatero. El lector tiene tres segundos para descifrar la contradicción. No. Basta con uno.

El PP monta un gran estropicio político porque el Gobierno sólo ha aprobado este año un descuento del 45 % del precio de los vuelos a Balears y para el próximo un 50%. Ellos exigen el 50% para este año. Durante el Gobierno del PP siempre se negó toda subida superior al 33 por ciento. Extrañamente ningún miembro conservador ha sido tratado de amnesia en los últimos tiempos.

Rodrigo de Santos, como responsable de la salud estatal en Balears, apostó por la ampliación de Son Dureta. De hecho, puso la primera piedra de las obras. Ahora, como responsable municipal, dice que lo de Son Dureta es un error y que hay que construir Son Espases a toda costa. El doctor Jeckill y mister Hyde hicieron estragos.

El mismo personaje del gobierno municipal da a la Iglesia seis solares porque "compartimos los mismos valores". Es evidente que no comparte valores con las familias que necesitan una vivienda de protección oficial y a las que siempre negó solares.

Cort construyó un gran parque en las Estacions de Palma que ahora derriba. Derribó el puente de Bennàssar pero dice que construirá un monumento al arquitecto. No habla de ningún monumento a los ciudadanos que pagan la fantasía. Los médicos aconsejan comenzar el año nuevo 2006 con humor, tolerancia y algunas dosis de espíritu crítico. De hecho, sólo así será medianamente soportable. Jordi Bayona es periodista.

Idò si: Matasgate

bayona | 00 , 0000 00:00

 El president Matas no compren que se’l vulgui implicar en l’afer d’Andratx. “Ara resulta que el més imporant del cas Andratx és la filtració”, ha declarat i, a continuació, la lletania habitual contra el PSOE, els mitjans de comunicació, etc. Matas no ha arribat a comprendre l’ètica de les responsabilitats polítiques. Li recordarem.

 (Segueix)

Idò si: Matasgate

bayona | 00 , 0000 00:00

 El president Matas no compren que se’l vulgui implicar en l’afer d’Andratx. “Ara resulta que el més imporant del cas Andratx és la filtració”, ha declarat i, a continuació, la lletania habitual contra el PSOE, els mitjans de comunicació, etc. Matas no ha arribat a comprendre l’ètica de les responsabilitats polítiques. Li recordarem.  (Segueix)
«Anterior   1 2 3 ... 22 23 24
 
Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS
Powered by LifeType - Design by BalearWeb